jueves, 8 de enero de 2009

La Barbolla

Camino de La Barbolla se ve a lo lejos la iglesia y las naves, y un mar de campos de girasoles. La Barbolla está muy cerca de La Revilla, donde el turista también ha oido hablar de un castro y de una laguna cercana. Aqui la tónica parece la misma: naves agrícolas, casas hundidas y una iglesia, en mejor estado que la anterior y más antigua, pero la misma sensación de abandono, rodeada de maleza y junto al cauce seco de un arroyo. Le falta un fuste a su portada románica, que alguien ha sustituido por un tronco de madera. En el abside se ven unos canecillos con forma de cabezas humanas.
El turista sospecha que si el arroyo está seco también lo estará la laguna, y empieza a sentirse angustiado en estas soledades, por lo que emprende la marcha en su coche con aire acondicionado y MP3, con el que pasa de largo por la cercana Fuentelaldea, donde no ve a nadie, aunque divisa banderolas como de haber celebrado alguna fiesta. Entra en el pequeño caserío, rozando una iglesia pequeña, con un atrio cerrado, y continua por la carretera donde unas perdices le acompañan unos metros corriendo delante del coche.
Artículo completo en El ojo de Soria ( 1 y 2 )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si añades enlaces, tu mensaje será borrado automáticamente. No me escribas en lenguas foráneas ni quieras venderme nada, que tengo huerto