viernes, 23 de mayo de 2014

Parapescuezos (2)

Estamos frente al pequeño pueblo de La Aldehuela de Calatañazor, perteneciente al ayuntamiento de Calatañazor y habitado solo por diceciseis almas en el censo de 2012 (asi que es posible que al día de la fecha tenga todavía menos)
Pues bien, al otro lado de la carretera, arranca un camino de herradura no apto para coches, que tras 1.800 metros nos conduce, llevando siempre a nuestra derecha el cauce del rio Milanos, hasta las tristes ruinas de la que fuera interesante iglesia de San Miguel de Parapescuez o Parapescuezos, de finales del siglo.XII.. Lo poco que queda de ella tras su rocambolesca y deprimente historia de abandono, nos lo encontramos a la derecha del camino en una leve elevación, en un entorno de monte bajo.   
Fue parroquia de un pueblo desaparecido, del que quedan restos y del que los vecinos afirman que se llamaba como la Iglesia. En "El Santero de San Saturio" Gaya menciona un santero que la cuidaba. 

Se sabe que era de una sola nave y ábside cuadrangular, separados por un arco triunfal compuesto de cuatro arquivoltas, dos lisas y dos decoradas con bocel y con bifolias, que apoyaban sobre jambas. Este detalle del arco triunfal a modo de portada de acceso a la capilla mayor la emparentaba con los ritos orientales y visigoticos. La techumbre era de madera y el abside tenía dos rudos ventanales aspillerados y se cubría con bóveda de medio cañón. La portada, abierta en el lado sur, estaba formada por cinco arquivoltas de medio punto, tres de ellas lisas, otra con tallos ondulantes y la interior con cabezas femeninas y masculinas dispuestas en el sentido de la curva. Quedan restos de dos ventanitas que iluminaban el interior. La del frente del ábside tiene tres piedras que forman las dos jambas con columnitas incisas y una arquivolta semicircular con tímpano. La ventana del frente sur, es similar, solo que aquí el tímpano se sustituye por una pieza rectangular
El edificio se conservó relativamente bien hasta 1940, aunque ya convertido en majada pastoril. Los vecinos la vendieron por 50.000 pesetas a un señor "del norte" quien desmontó los elementos esculturados en 1963 (portada, arco de triunfo y ventanales)

No sabemos con seguridad donde se encuentran esos restos esculturados aunque como consuelo nos dicen que se cree que no salieron de España. Todo lo que puede verse actualmente en su lugar original, entre montones de escombros, es el arranque del muro norte hasta unos dos metros, y un fragmento del occidental. Tambien, como ya dijimos en una entrada anterior se conserva un crismón en alguna sala del museo arqueológico de la provincia de Soria, más conocido como  Museo Numantino 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si añades enlaces, tu mensaje será borrado automáticamente. No me escribas en lenguas foráneas ni quieras venderme nada, que tengo huerto